Ganar dinero extra desde casa: crea activos que trabajen para ti
Muchas personas buscan cómo ganar dinero extra desde casa para aumentar sus ingresos y mejorar su economía, y evitar buscar un segundo trabajo con todo lo negativo que ello conlleva: gastos de transporte, imposibilidad de conciliar vida familiar, etc.

Los últimos diez años el nivel de vida en España ha descendido debido al aumento alarmante de la pobreza y a la progresiva desaparición de la clase media. Ha crecido el número de trabajadores pobres quienes, a pesar de tener empleos a media jornada o incluso a jornada completa, se ven obligados a solicitar ayudas a la beneficencia y al estado.

Ante esta situación y el aumento del coste de la vida muchas personas buscan aumentar sus ingresos, una buena solución es trabajar tu currículum y formarte para encontrar un trabajo mejor remunerado, planificando una búsqueda de empleo a medio plazo y preparando las entrevistas adecuadamente.

Para generar ingresos extra tienes a tu alcance numerosas formas de hacerlo: ofrecer servicios profesionales en la red, hacer encuestas on line, vender objetos que no usas, tomar fotografías para publicarlas en webs y muchas otras formas de generar ingresos. Lo que sucede con este gran mercado es que esas posibilidades, aunque evitan que tengas que trasladarte a otro centro de trabajo, requieren igualmente de varias horas al día o a la semana.

La llegada de internet ha inundado el mercado con miles de anuncios que prometen dinero, algunos de forma fácil y rápida, mediante fórmulas inéditas para enriquecerse y crear millonarios de la noche a la mañana. Toda esta mezcla de realidad y ficción ha puesto en guardia a muchas personas que, ante el exceso de estímulos, desconfían de nuevas propuestas económicas.

Para gestionar su dinero gran parte de la población sigue los consejos de familiares, amigos y de su entidad bancaria, paremos un momento a analizar esta situación:

Tu asesor bancario generalmente solo tiene acceso a los productos que comercializa y, además, no debes olvidar que tiene el mandato de ofrecerte dichos productos según las necesidades del propio banco. Su trabajo principal no es ayudarte a generar riqueza, de eso te encargarás tú a lo largo de la vida, su trabajo es captar y retener tu capital el cual pasará a engrosar el balance del banco para el que trabaja.

Incrementar tu cultura financiera es la mejor forma de hacer crecer tu capital y de protegerte de productos engañosos

Los bancos son empresas especializadas en el crédito y la inversión que, correctamente gestionados, son uno de los mayores motores de una economía pero, pese a la creciente especialización de la banca y la mejora de sus productos, hay un hecho incontestable:

Tu banco, por muy buena voluntad que tengan los profesionales que en él trabajan, no puede tomar determinadas decisiones por ti. Para conservarte como cliente te recomendarán una opción que minimice las probabilidades de que pierdas capital y que al mismo tiempo maximice la rentabilidad que generas a la entidad. Evidentemente este punto de equilibrio que toda entidad debería tratar de mantener con sus clientes está bien fundamentado: si tu asesor te recomienda un fondo de inversión de alta rentabilidad y no dispones de los conocimientos ni estás preparado o preparada para asumir ese riesgo, en el caso de que el valor del fondo caiga fuertemente no solo tu gestor se cerrará la puerta a que le contrates otros productos, sino que incluso puede perderte como cliente. Por tanto, la cautela de los bancos en sus recomendaciones suele estar justificada. El problema entonces es, y permíteme que me repita:

¿Por qué el banco suele ser el lugar en el que estamos más abiertos a recibir consejos sobre donde colocar nuestro dinero? Porque se dedican a ello… cierto, pero ya hemos aclarado que su prioridad es la supervivencia de su negocio. La explicación más fácil probablemente sea la correcta, aceptamos el asesoramiento del banco porque se trata de profesionales y porque es la costumbre más extendida.

Pero estos profesionales no siempre pueden llevar a cabo un asesoramiento correcto ni ayudarte a aumentar el rendimiento de tu capital de forma consistente a largo plazo.

Para definir una estrategia que te permita ganar dinero extra es necesario tener en cuenta el riesgo que puedes asumir

El Riesgo

Hemos llegado a uno de los factores clave a la hora de generar riqueza: el binomio rentabilidad-riesgo. Habrás escuchado muchas veces la afirmación según la cual es mucho más arriesgado un trayecto en coche que uno en avión y, sin embargo, generalmente se tiene la sensación contraria. Con el dinero sucede algo muy parecido.

Las opciones que todo el mundo percibe como menos arriesgadas pueden ser todo lo contrario según el plazo de tiempo y la estrategia que se tomen. ¿Cómo puedes cambiar esa percepción errónea y ganar más dinero? Aprendiendo los conceptos básicos sobre las inversiones y tomando las riendas de tus finanzas.

Generalmente los productos financieros y casi cualquier actividad económica se rigen por el principio según el cual a mayor rentabilidad esperada mayor riesgo se asume. Pero debes tener en cuenta otros factores importantes: cuánto tiempo vas a mantener la inversión y la naturaleza de los activos.

¿De qué sirve ahorrar una suma importante con trabajo y esfuerzo si no sabes qué hacer con ella?

No se trata de hacer un máster, simplemente de empezar desterrando algunas concepciones erróneas sobre el dinero y las finanzas personales. A continuación algunos ejemplos:

  1. Para crear un patrimonio importante es necesario tener un salario elevado.
  2. La calidad de vida está ligada exclusivamente a ingresos altos.
  3. La única fuente de consejos financieros es mi banco.
  4. Los bancos siempre me ofrecen el producto que más se ajusta a mis necesidades.
  5. Los depósitos o plazos fijos son el producto más seguro a cualquier plazo.
  6. Invertir es una actividad de empresas y personas con altos ingresos.
  7. La bolsa es un juego.
  8. He trabajado toda la vida y tengo una pensión garantizada por el Estado.
  9. La riqueza está asociada a actividades poco éticas o incluso prohibidas.

A continuación rebatiremos las anteriores afirmaciones:

  1. Cualquier persona puede crear un gran patrimonio con un plan financiero a medio y largo plazo.
  2. La calidad de vida está ligada a tus prioridades y a la capacidad de mejorar lo verdaderamente importante  (salud, relaciones, finanzas, etc.)
  3. La mejor fuente de consejos financieros es la formación, para entender el funcionamiento básico de la economía y del flujo del dinero. La formación te permitirá administrarte por tu cuenta o elegir un asesor independiente que vele por tus intereses según tu tolerancia al riesgo.
  4. Los bancos tienen unos objetivos comerciales y sus empleados deben ofrecerte productos que es improbable coincidan con tu mejor opción posible.
  5. Los depósitos o plazos fijos son la mejor opción para el fondo de emergencias, y son una de las peores para mantener el resto de tu dinero a medio y largo plazo.
  6. Invertir es una actividad al alcance de cualquier persona que haya cubierto sus necesidades básicas. Definir bien esas necesidades es la clave.
  7. La bolsa es un juego para quienes no entienden su propósito real: la bolsa es un gran mercado que permite invertir en la economía real y generar riqueza tanto para el inversor como para el resto de la sociedad.
  8. Las pensiones en España decrecerán a un ritmo vertiginoso los próximos 20 años, mientras el Estado no realice un gran cambio para el cual no parece en absoluto dispuesto. La mejor opción es ahorrar e invertir de forma sistemática para garantizarse un apoyo en momentos difíciles o en la vejez.
  9. Las personas que generan grandes patrimonios en su gran mayoría lo hacen gracias al trabajo duro, a la creatividad y a la colaboración, no dejes que una minoría de personas poco éticas empañe el gran trabajo de millones de personas. En cualquier caso, la riqueza determina tu libertad y capacidad de elección, si puedes disfrutar de ello con una renta de 1.500€ al mes no es necesario acumular millones…

Una vez desterrada cualquier concepción errónea el siguiente paso es formarse y aprender los conceptos básicos que afectarán a nuestra gestión de las finanzas a largo plazo.

Hay vida más allá de ahorrar para comprarse un piso y de los depósitos a plazo fijo

¿Quieres rentabilizar tus ahorros y ganar dinero extra? ¿Generar riqueza de forma consistente?

La única manera de preservar tu capital es hacerlo crecer, nunca lo dejes parado mientras la inflación merma tu poder adquisitivo año tras año. Ahora bien, es necesaria una estrategia sólida y comprobada por muchos.

Quienes no conocen la bolsa de valores suelen pensar que invertir es solo cosa de empresas o de personas acaudaladas, pero es una actividad que cualquier persona puede llevar a cabo. Disponer de un gran capital te abriría oportunidades de inversión pero también otros problemas si no dispones de la cultura financiera necesaria para manejarlo. Existe una estadística según la cual aproximadamente el 70% de quienes se hacen ricos en un corto periodo de tiempo (lotería, juegos de azar, salarios de estrellas del deporte, etc.), se arruinan en menos de cinco años. Por no mencionar los problemas personales y familiares que frecuentemente experimentan estas personas al enfrentarse a la actividad de gestionar una gran cantidad de dinero. Como de costumbre, la causa de esta situación no es el dinero en sí mismo sino la preparación y el conocimiento que se tengan.

Supongamos que alguien recibe varios millones de euros en un sorteo, invirtiendo un millón comprando acciones de empresas estables que repartan dividendos, se aseguraría rentas a lo largo de su vida. Mientras tanto, la afortunada de este ejemplo podría dedicarse a otros negocios más arriesgados que, sin experiencia previa, tendrían alto riesgo de quiebra. En cambio, las grandes empresas que reparten dividendos a sus accionistas hace 10, 20, 30 años o incluso más de un siglo, son expertas en mantener su negocio a flote y adaptarse a los cambios.

Sea cual sea tu punto de vista sobre el dinero, ten en cuenta que lo que la mayoría desconoce es que cualquiera puede lograr una gran suma en un plazo inferior a diez años, y en los diez siguientes llegar a conseguir grandes metas como la independencia financiera. Estos cálculos son lo más aproximados posible para alguien que empieza desde cero ahorros.

Pero 20 años… ¡es una eternidad!

 Volvamos al inicio del post, la fórmulas mágicas para hacer dinero rápido no existen. Este blog se dirige a quienes parten de cero y también a quienes ya tienen un capital de salida: alguien que disponga de 100.000€ puede lograr grandes hitos financieros en 10 años o menos, pero ambos, tanto quien parte de cero como quien ya dispone de un capital, tienen la misma necesidad: aprender cómo gestionar su dinero y hacerlo crecer por encima de la inflación.

Si vives fuera de España ten presente que la cantidad de 100.000€ es el equivalente a unos 3 – 5 años de salario medio, es una referencia que puedes adaptar a tu país y salario como un hito importante en cuanto a ahorro/inversión acumulado.

Debes establecer metas a corto, medio y largo plazo, por ejemplo saldar deudas de consumo y empezar a ahorrar el primer año, establecer un objetivo de ahorro para el segundo y tercer año y establecer a qué cifra te propones llegar en el quinto. A partir de ahí seguir trabajando los siguientes cinco años. Un lustro parece mucho tiempo y quizás lo sea, pero en cuanto a gestión financiera pasa muy rápido. Si no tomas las riendas de tu economía esta seguirá anclada en el mismo lugar y te parecerá que el tiempo ha volado.

¿Cómo crear un patrimonio?

La bolsa es uno de los mejores lugares en los que invertir tus ahorros a largo plazo, por la seguridad y el elevado crecimiento que ofrece. Como indicaba en el post 5 claves para mejorar tu economía en 1 mes, los dividendos que pagan las empresas cotizadas son una de las rentas pasivas más sencillas de conseguir: compras acciones de una empresa estable con un historial positivo de beneficios, deuda controlada y vas acumulando los dividendos que percibes para volverlos a reinvertir. Aplicando esta estrategia a largo plazo te garantizas dos pilares básicos en la creación de un patrimonio:

  1. Recibes rentas pasivas que no dependen de tu fuerza de trabajo. Cuando estás de vacaciones o dejas de trabajar por cualquier motivo ese dinero sigue entrando en tu cuenta.
  2. Pones en marcha la fuerza del interés compuesto gracias a la reinversión de los dividendos.
¿Es más arriesgado dejar tu dinero en un depósito bancario o comprar acciones?

La pregunta parece fácil de responder, desde principios de 2016 la  Orden ministerial ECC/2316/2015, de 4 de noviembre de 2015 obliga a clasificar los productos financieros por su riesgo de una forma clara y fácil de entender para cualquier persona, usando colores y un ranking. Los depósitos estarían en el nivel más bajo de riesgo (Nivel 1) y las acciones en el más alto (Nivel 6).

Parece fácil saber qué producto financiero es más arriesgado: buscamos el producto en la columna del centro y vemos el color del semáforo. Sin embargo la respuesta no es tan sencilla. A corto plazo es fácil distinguir el riesgo, pero a medio y largo plazo los colores naranja y rojo pueden pasar a ser amarillo y verde siguiendo una estrategia sencilla.

¿Por qué consideras la Bolsa una inversión segura? ¿No se trata de un juego?

En primer lugar es necesario entender que las bolsas son un mercado en el que las empresas buscan financiación, entre otras ventajas. Estas empresas en un determinado momento decidieron entrar a cotizar en los mercados y vender buena parte de sus acciones a todo aquel que quisiera participar de sus beneficios. Después de la salida a bolsa de una empresa los accionistas mayoritarios poseen un porcentaje importante de acciones de forma estable, y el porcentaje restante es susceptible de ser negociado habitualmente en bolsa: lo que se conoce como el “free float”. Por tanto no se trata de ningún juego, la bolsa en su origen representa la posibilidad de participar de los aciertos y errores de las empresas que en ella cotizan y de invertir tu dinero en la economía real.

La naturaleza y el origen de la bolsa es la inversión en proyectos económicos de envergadura, aunque hay otras formas de operar en bolsa que pueden considerarse un juego a corto plazo las cuales se rigen por otras normas distintas a las de la inversión a largo plazo.

Antes de valorar el riesgo de la bolsa debe tenerse en cuenta que en un depósito, pasados 10 años, puedes perder fácilmente un tercio de tu dinero, y a veinte años la mitad. Tras un decenio en renta fija el monto total ahorrado quizás no haya cambiado mucho, pero la inflación habrá erosionado tu poder adquisitivo cada año como un enemigo invisible. Si no inviertes tu dinero y lo haces crecer estás perdiéndolo mientras los precios suben.

La inversión en bolsa tiene menor o mayor riesgo en función de la estrategia que escojas, la mejor forma de reducirlo es comprar acciones de empresas de calidad que crezcan y repartan dividendos a sus accionistas (algunas lo hacen desde hace más de un siglo), y mantener la inversión a largo plazo como si compraras una vivienda.

Para reducir el riesgo también es imprescindible diversificar y adquirir acciones de compañías de sectores diferentes, incluso de países distintos.

El crecimiento medio de esas empresas supera a otros activos tradicionales como los inmuebles, cuya rentabilidad está muy condicionada por los niveles salariales. La bolsa también bate la rentabilidad de cualquier producto de ahorro tradicional dado que su riesgo también es mayor, al menos a corto plazo.

Sin embargo, a largo plazo asumes más riesgo dejando indefinidamente tu dinero en depósitos o invirtiéndolo en un solo activo (una vivienda, una parcela de tierra, etc…), que al invertir en bolsa a largo plazo comprando diferentes acciones de empresas sólidas. Esta afirmación va en contra de todas las recomendaciones financieras en las cuales leerás que la bolsa o renta variable es el producto de mayor riesgo. Sucede que cuando diversificas adecuadamente invirtiendo en varias compañías estables y cuando las mantienes a largo plazo, tu capital está más protegido pese a la volatilidad del mercado:

La posibilidad de que quiebren un conjunto de empresas grandes y estables con sede en un estado es mucho más remota que la posibilidad de que haga quiebra el propio estado.

Tienes a tu alcance los conocimientos necesarios para empezar a ganar dinero extra usando tus ahorros e incrementándolos progresivamente. Invertir en empresas supone dar un salto que incrementará tu libertad financiera y mejorará tus perspectivas de futuro.

“Riqueza y Bolsa para Mileuristas”

Añadir comentario

Tu correo no será publicado. Los campos requeridos están marcados con un *

Esta web utiliza cookies prepias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Para la navegación se acepta el uso y si no lo deseas puedes configurar el navegador clicando en + info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar